Mejora tu entonación de violín

Autor de contacto

¿Qué es la entonación?

La entonación se refiere a la precisión del tono, donde las notas pueden sonar más altas o más bajas de lo esperado si los intérpretes no están bien entrenados. La mayoría de los estudiantes de violín dedican gran parte del esfuerzo a la entonación en su rutina de práctica.

La mala entonación puede amortiguar la calidad del tono del instrumento y debilitar el efecto armónico de todo el conjunto. El público se sentirá incómodo o menos impresionado con una actuación con poca entonación.

Según Carl Flesch, un famoso pedagogo de violín, una buena entonación se trata de tener buenos oídos y dedos sensibles para adaptarse rápidamente en una fracción de segundo a medida que se toca la nota. Bayla Keyes, profesora de violín en la Universidad de Boston, dijo que la buena entonación es tanto una realidad acústica como un tipo de compromiso social, donde las personas ya están acostumbradas a escuchar ciertos tipos de sonido.

Al conocer los tres sistemas de entonación, entenderemos por qué a veces la nota que mejor suena puede no estar en el tono correcto. Además de eso, aprenderemos sobre cómo la vibración simpática y una buena técnica para la mano izquierda pueden ayudarnos a tocar el violín con más precisión.

Los tres sistemas de entonación

  • Temperamento igual

Así es como se afina un piano. En el sistema de temperamento igual, una octava se divide en doce partes, y cada semitono se "templa" para que todos estén a la misma distancia. Siempre que el violinista esté tocando un pasaje al unísono con el piano, es mejor usar la afinación de temperamento igual.

  • Solo entonación (modelado a partir del sistema pitagórico)

Este es un sistema de entonación basado en las sonoridades puras de los intervalos, como la forma en que los violinistas afinan sus cuerdas abiertas al intervalo de quintos. Los quintos con mejor sonido que dan un "anillo" agradable serán un poco más grandes que los quintos que se encuentran en el sistema de temperamento igual.

Los intervalos de tercios y sextos crearán un "tercer tono", que los convierte en un sonido agradable para los artistas y los oyentes. La entonación justa se usa principalmente en pasos dobles, pasajes cordales y, en cierta medida, en la interpretación en conjunto.

  • Entonación expresiva

Este sistema de entonación es adecuado para ser utilizado en repertorio solista. Las notas agudas se tocan más altas y las notas planas más bajas, lo que da como resultado, por ejemplo, que G-sharp sea más alto que A-flat. Los semitonos generalmente se juegan muy juntos para obtener la expresión "máxima". En una pieza musical en sol mayor, un F-sharp muy alto aumentará la tendencia a que se resuelva hacia G; por lo tanto, aumenta la tensión y el efecto emocional de la música. Lo mismo se aplica a un semitono descendente.

Encontrar la vibración simpática

Para los estudiantes en las primeras etapas, aprender a tocar en sintonía se trata principalmente de encontrar esa resonancia adicional creada por la vibración simpática. Ocurre cuando una nota con dedos tiene el mismo nombre de letra con una cadena abierta que no se está reproduciendo. La cuerda abierta vibrará cuando se toque la nota del mismo nombre de letra en el tono correcto, suponiendo que el violín esté afinado correctamente. Podemos ver claramente las vibraciones de la cuerda abierta en la mayoría de los casos, pero es mucho más útil poder escuchar o sentir esa resonancia.

Cuando las notas que crearán vibraciones comprensivas están afinadas, podemos usarlas como guía para encontrar las otras notas de muchas maneras. Los intervalos como las consonantes perfectas (cuartos, quintos, octavas), consonantes imperfectas (tercios, sextos) y semitonos son herramientas muy útiles, pero no garantizan que nos den el tono que suena mejor, porque primero necesitamos entender el papel de cada nota dentro de la jerarquía tonal y los diferentes sistemas de entonación a los que debemos adaptarnos en diferentes casos.

Desarrollo de la técnica de la mano izquierda

Además de tener buenas audiencias, los violinistas dependen en gran medida de la memoria muscular para obtener una buena entonación.

En los Principios de tocar y enseñar violín, Ivan Galamian relata nuestra mano izquierda con las personas ciegas que se guían por sus caminos tocando objetos. Habló de la importancia de tener un "doble contacto" en la mano izquierda, es decir, la articulación de la base del dedo índice y el pulgar, para sentir el ancho cambiante del cuello del violín. El doble contacto ocurre entre el pulgar y la palma contra el hombro del violín en las posiciones más altas. Esto permite que nuestra mano izquierda tenga una idea de en qué posición estamos jugando. Tal contacto no necesita ser constante, especialmente en pasajes expresivos que requieren mucho vibrato.

El otro aspecto igualmente importante para una buena entonación es el marco de la mano izquierda. Una buena forma de mano con la altura adecuada de los dedos, una muñeca relajada y un buen nivel de brazo proporcionan un marco en el que nuestros dedos pueden identificarse con varios patrones de dedos. La práctica de escalas de doble parada en tercios u octavas entrena su mano izquierda para mantener ese marco en diferentes intervalos y posiciones. Una buena forma de la mano también permite una mejor independencia de los dedos: la capacidad de un dedo para moverse con flexibilidad sin afectar a los demás.

"No existe la perfección. Estableces un estándar y luego descubres que nunca es lo suficientemente bueno. Cuando toco bien una pieza, siempre espero que lo haga mejor mañana". - Jascha Heifetz

Etiquetas:  salud tecnología educación 

Artículos De Interés

add